Alicia Richart: "No es bueno ser los primeros en gravar a los gigantes digitales"

Alicia Richart: "No es bueno ser los primeros en gravar a los gigantes digitales"

La directora general de la patronal tecnológica DigitalES cree que España tiene aún grandes retos por delante para abordar la digitalización y considera que no es bueno «a nivel de imagen internacional» ser un país pionero en gravar a grupos como Google, Facebook o Amazon.

¿Cómo está España a nivel de digitalización?
No es fácil de medir. España tiene claras ventajas competitivas, entre ellas la mejor conectividad del mundo después de Japón y Corea. Esto es muy positivo para el próximo desarrollo de la tecnología 5G. Otra ventaja es el talento y el espíritu emprendedor. En Silicon Valley los españoles están muy bien considerados por su ambición y resiliencia ante las dificultades.

¿Y cuáles son sus debilidades?
España tiene que mejorar en materia de innovación con la adaptación de las tecnologías disruptivas. Hay que fomentar la demanda de servicios digitales, que pasa por entender los nuevos modelos de negocio frente a los tradicionales, potenciar la industria 4.0 más allá de las fábricas, hacer un esfuerzo en digitalizar las pymes y tratar la transición de empleo que va a provocar la revolución tecnológica en la que vivimos.

¿Cómo se debe abordar esa «transición de empleos»?
La digitalización puede provocar efectivos negativos en el corto plazo, pero muchos más positivos en el medio plazo. En EEUU el auge del comercio eléctrico ha supuesto la pérdida de 200.000 empleos por el cierre de tiendas físicas, pero la propia expansión del e-commerce generó 400.000 nuevos puestos.

¿Qué trabajos están en riesgo?
El 30% de las tareas son automatizables y susceptibles de que las haga un robot. Esto obliga a buscar fórmulas para paliar esa situación de manera transitoria para que nadie quede atrás. La clave es la educación: ampliando los programas de formación en nuevas tecnologías, facilitando que los docentes sean docentes digitales e introduciendo más asignaturas de programación.

En ocasiones las empresas digitales generan empleo más precario que el que destruyen...
Es uno de los temas que generan más desigualdad, pero también es verdad que la automatización hace que los empleos que eran un aburrimiento se conviertan en más divertidos. Vamos a tener que convivir los robots, las personas con trabajo con contrato indefinido, aquellas con trabajo por proyectos y quienes trabajen en remoto.

¿Cómo casan los nuevos modelos de negocio y los tradicionales?
Hay que entender la situación de los nuevos negocios y aceptarla, y luego regular garantizando las mismas reglas sin castigar al tradicional pero promoviendo esa innovación.

¿Cómo valoras la solución del Gobierno al conflicto del taxi?
La entrada de empresas como Uber es imparable. El servicio de taxi ha mejorado mucho por la nueva competencia, y eso beneficia al consumidor. La regulación del Gobierno es para paliar un corto plazo, pero tendrán que revisarla a medio plazo.

¿Qué opina del nuevo impuesto propuesto sobre las empresas tecnológicas para financiar las pensiones?
Es lógico que las empresas que generen un lucro en España tengan que contribuir a la parte fiscal de ese país, pero creo que esa medida debe ir acompasada con el resto de países de la OCDE. Eso de tener un impuesto digital no se entiende por las personas e inversores que están lejos, y eso puede generar la imagen de que España es un país que «penaliza» la digitalización. Ser los primeros no es bueno, pero es positivo que todas las empresas jueguen con las mismas reglas de juego.

Ver publicación