Marco y perspectiva del sector espacial español

Marco y perspectiva del sector espacial español

La importancia del sector
El 15 de noviembre de 2014 se celebrará el cuarenta aniversario del lanzamiento del primer satélite español con el sector afrontando un futuro muy preocupante. Durante estos años la investigación y la industria espacial española alcanzaron un importante papel en el desarrollo del sector espacial europeo y mundial. La Marca España se embarcó en todas las misiones europeas de investigación del universo, de exploración del sistema solar, por ejemplo, a Mercurio, Venus, Marte, la Luna, Saturno, atraque a cometas e incluso en el Rover Curiosity, la misión más ambiciosa de la NASA de exploración de Marte. La industria participó en equipos importantes de la Estación Espacial Internacional y en los vehículos automáticos ATV de reabastecimiento. También se situó en consorcios que compitieron con éxito en el mercado comercial de satélites de telecomunicaciones, observación de la Tierra y en cohetes lanzadores, todas ellas actividades de exportación de alta tecnología de gran repercusión internacional y económica para nuestro país y prestigio para su industria. El sector espacial proporciona hoy en día servicios en todo el mundo sin los cuales no podría desenvolverse nuestra sociedad: si los satélites enmudecieran, la economía mundial se colapsaría. Los países desarrollados aseguran el buen funcionamiento de estos servicios para el bienestar de sus ciudadanos y para proteger sus intereses, y los países en desarrollo los están implantando para asegurar su crecimiento.

Sin embargo, a la reunión interministerial de la Agencia Espacial Europea (ESA), en noviembre de 2012, se llegó en una situación muy grave por los impagos de las cuotas obligatorias a la Agencia que el Gobierno anterior no realizó. Esta circunstancia, junto con la crisis económica, obligó al actual Gobierno a la reducción de un 75% de la participación española en los programas opcionales, lo que ha provocado que España esté en una situación muy comprometida en la ESA y su industria tenga serios problemas. España, pues, debería retomar la posición que le corresponde por su nivel económico, tecnológico y social en Europa. Disponer de capacidad espacial para un país es disponer de una herramienta clave para el futuro, por los siguientes motivos:

Motor de crecimiento
Los sistemas espaciales proporcionan servicios terrestres para mejorar el nivel de vida y la seguridad de los ciudadanos, con un efecto muy positivo en la economía de los países que disponen de ellos, creando riqueza y generando puestos de trabajo. El sector espacial se centra en la industria civil, de defensa y comercial. Comprende el diseño y la fabricación de lanzadores, satélites de telecomunicaciones y satélites de observación de la Tierra.


Herramienta política
Los países que disponen de un Programa Espacial disponen de una importante herramienta de política internacional que, sin grandes esfuerzos económicos, puede proporcionar importantes resultados. La reciente crisis de Crimea prueba de nuevo la importancia que el sector espacial tiene en los conflictos internacionales. Las sanciones de tipo económico y político que los EE.UU. están aplicando a Rusia excluyen taxativamente cualquier acción que afecte a sus acuerdos de cooperación en la Estación Espacial Internacional. Esta vía de cooperación espacial se mantiene abierta pese a las crisis que atraviesan estos dos países, evitando que las relaciones se rompan.
Los países del G8 consideran el sector espacial política de Estado; sus partidos políticos lo incluyen en sus programas y forma parte de las agendas en las conferencias bilaterales. Constantemente se firman acuerdos de cooperación espacial bilateral entre países (entre Francia, Alemania, Italia e Inglaterra con EE.UU.)

Mecanismo de protección del medio ambiente
La Tierra se mueve en un medio sometido a fenómenos físicos causados por el Sol, radiación cósmica, meteoritos, asteroides, etc., cuyos efectos pueden tener gran impacto económico en sistemas de distribución de energía y comunicacio nes y ser algunas veces catastróficos para nuestro ecosistema y para la vida humana. Preocupados por esta circunstancia, los países desarrollados toman medidas para conocer, evaluar y seguir estos fenómenos tratando de prever en lo posible sus efectos mediante programas multinacionales, por ejemplo, “Space Weather” y “Space Situational Awareness” (SSA). La pujanza de un país se mide internacionalmente en función de lo que puede aportar a este tipo de programas.

Fuente inagotable de recursos
El futuro puede deparar descubrimientos trascendentes para la humanidad relacionados con la energía y los nuevos materiales. Actualmente están en curso iniciativas institucionales y privadas que exploran nuestro entorno espacial próximo y tratan de descubrir estos nuevos recursos mediante programas de investigación.

• Nuevas fuentes de energía. En el espacio interestelar en que se mueve la Tierra fluyen permanentemente cantidades ingentes de partículas de alta energía que podrían ser utilizadas como fuentes energéticas si se dispusiera de la tecnología necesaria.

• Minería espacial. Recientemente se han descubierto meteoritos compuestos por metales cuyas propiedades son muy diferentes a los que se pueden encontrar en la Tierra, debido a que su formación pudo ocurrir en estrellas o en condiciones del espacio imposibles de conseguir en la Tierra. La captura de asteroides para utilizar industrialmente sus compuestos es una actividad que comienza a tomar cuerpo con iniciativas privadas en los EE.UU. La minería espacial está en sus inicios, pero podría ser una actividad económica interesante en el futuro y será explotada por quien disponga de los medios adecuados.

Estamos así ante un sector estratégico, ya que la actividad espacial afecta a la soberanía, a la seguridad y a la economía de un país.

Ver publicación